Protección

Nadinsa diseña e instala sistemas de protección contra incendios.

Se denomina protección contra incendios al conjunto de medidas que se disponen en los edificios para la protección contra la acción del fuego. Este conjunto de medidas pretende conseguir como fines principales: salvar vidas humanas, minimizar las pérdidas económicas que puede provocar en fuego en los diferentes tipos de bienes materiales y conseguir por tanto que la actividad que se realiza en el edificio sea restaurada en la mayor brevedad de tiempo posible.

La disponibilidad de un sistema de protección debe verse acompañado de dos aspectos fundamentales para asegurar su correcto funcionamiento. Por un lado la correcta información y formación según los casos, que los usuarios del edificio deben conocer para el correcto uso del sistema. Y por otro disponer de un programa de mantenimiento de instalaciones contra incendios de todos y cada uno de sus componentes que aseguren la actualización de los mismos para su permanente uso en caso de necesidad, evitando la obsolescencia.

Dado que los equipos y sistemas utilizados son elementos estáticos, cuya instalación se realiza con la expectativa de que no han de ser necesariamente utilizados, podría existir la tendencia a olvidarnos o dar prioridad de mantenimiento a sistemas dinámicos productivos.

Las labores de mantenimiento de instalaciones contra incendios tienen que ser realizadas con un programa temporal mantenido y por personal debidamente autorizado. Bien por un instalador o mantenedor homologado para estas funciones externo a la propiedad, o incluso su propio personal, que siempre deberá disponer de la consiguiente autorización como mantenedor de este tipo de instalaciones.

Esta autorización y homologación es un trámite controlado a nivel de las Comunidades Autónomas. Los programas de mantenimiento dispondrán de registros documentales que demuestren el cumplimiento de los términos reflejados en el programa de mantenimiento.